Pasaporte sanitario

De conformidad con las últimas medidas adoptadas por el gobierno francés, todos los visitantes mayores de 12 años y dos meses deberán presentar un pasaporte sanitario.

Cuando los pintores franceses pensaban a lo grandeLas salas rojas

illustration
La salle Mollien Salle 700, Aile Denon, Niveau 1

El color de las paredes dio nombre a estas inmensas salas, que albergan las telas de mayor tamaño del Louvre: aquí pueden admirarse algunas de las obras maestras de la pintura francesa del siglo 19, de Jacques-Louis David a Eugène Delacroix.

Los grandes hechos históricos merecen cuadros de gran tamaño

“¡Por este cuadro se puede andar!”, exclamó Napoleón I ante el lienzo de su consagración pintado por David, de seis metros de alto y casi 10 de largo. Bastan y sobran para impresionar al espectador y darle la ilusión de asistir en persona a la ceremonia. Ese es el efecto que producen las obras de gran formato, en su mayoría gigantescos cuadros históricos. Y en el Louvre hizo falta encontrar un espacio de exposición a su medida.

Una decoración del Segundo Imperio

Las llamadas “salas rojas” se construyeron durante las grandes obras de ampliación del Louvre ordenadas por Napoleón III. De la decoración en rojo y oro, característica del boato que el emperador deseaba dar al museo, se encargó en 1863 el pintor Alexandre Dominique Denuelle. El color rojo realza los cuadros, en los que a menudo dominan los tonos marrones. En un principio, aquí se expusieron las obras de los maestros franceses de los siglos 17 y 18. Los cuadros de gran formato del 19 no hicieron su entrada hasta más adelante.

Jacques-Louis David, Théodore Géricault, Eugène Delacroix... En estas paredes se codean los nombres más destacados de la pintura francesa.

illustration
Jacques-Louis David, Consagración del emperador Napoleón I y coronación de la emperatriz Josefina en la catedral de Notre-Dame de París el 2 de diciembre de 1804 Sala 702 (sala Daru), ala Denon, planta 1

La prestigiosa pintura histórica

Dejando a un lado algunos célebres retratos, como Madame Récamier de David o Madeimoselle Rivière de Ingres, estas obras son sobre todo cuadros históricos. En el siglo 17, este género pictórico empezó a considerarse en Francia el más importante y el más prestigioso. Los lienzos se ponían al servicio de la historia, ya fuera moderna (las batallas de Napoleón pintadas por Gros), antigua, mitológica (Aurora y Céfalo de Guérin) o bíblica (El diluvio de Girodet). Determinados artistas elegían temas considerados exóticos, como La muerte de Sardanápalo en el caso de Delacroix, o incluso algo aún más singular, acontecimientos de actualidad cuyo alcance solo era anecdótico en apariencia, como sucedió con La balsa de la Meduda de Géricault.

La Gran Odalisca

Youtube est désactivé. Autorisez le dépôt de cookies pour accéder au contenu.

El romanticismo al servicio de la actualidad

La balsa de La Medusa

illustration
Théodore Géricault, La balsa de la Medusa Sala 701 (salón Denon), ala Denon, planta 1

La Libertad guiando al pueblo

illustration
Eugène Delacroix, La Libertad guiando al pueblo (28 de julio de 1830) Sala 700 (sala Mollien), ala Denon, planta 1

Obras destacadas

  • Jacques-Louis David, Las Sabinas

1 sur 14

¿Sabías que...?

Rojo artístico

illustration
La salle Daru Salle 702, Aile Denon, Niveau 1

Seguir explorando…